«Las horas no me alcanzan para formarme», «Termino de entrenar a mis clientes y ya se me ha pasado el día», «llega el fin de semana y sigo trabajando en lugar de descansar porque la semana no me cundió»…

Estos son los típicos condicionantes que nos comentan diariamente muchos profesionales del fitness y la salud. Y a veces no nos damos cuenta pero no tener una guía, una rutina o una metodología de trabajo diario, hace que perdamos tiempo en tareas que quizás no llevan tanto tiempo y por ende, el día se nos va en un abrir y cerrar de ojos.

Pasemos a ver, principalmente, qué significa ser productivo en realidad.

¿Qué es la productividad?

Ya te adelantamos, entrenar a demasiados clientes en un día, no significa que eres una persona productiva.

Realmente, este es un concepto económico y básicamente a lo que se refiere es a medir la eficiencia de producción por cada recurso utilizado. En otras palabras, hacer más en menos tiempo y de ser posible, hacerlo muy bien. La productividad está estrechamente ligada con la eficiencia. Ser una persona eficiente significa saber rendir al máximo posible utilizando mínimos recursos.

Trasladando esto a nuestra vida diaria, contamos con un recurso muy pero muy limitado… el tiempo. El día tiene 24 horas, de las cuales 6 u 8 horas son de sueño, por lo tanto, te quedan entre 16 y 18 horas para hacer todo lo que te propongas en el día (tanto vida personal, como profesional). Lo que hagas con ellas determinará los resultados que obtendrás.

La mala gestión del tiempo. El error más común entre los profesionales del fitness y la salud con sus clientes.

Uno de los fallos más comunes en el sector fitness es el hecho de pasar demasiado tiempo entrenando a clientes, desarrollando planificaciones y todo lo que implica cada cliente (llamadas telefónicas, contestar mensajes, etc…). Todo esto, disponiendo de un mínimo tiempo para hacer crecer el negocio.

Como te comentábamos al principio de este artículo, debes entender que los resultados de tu negocio no dependerán solamente de la cantidad de clientes que logres entrenar en un día, sino de como distribuirás tus horas laborales (que tendrás que definir igualmente) para lograr cumplir con todo lo que te propones.

 Existe una ley (ley de Pareto) que en productividad,  dice que el 80% del éxito de una persona proviene del 20% de su esfuerzo. Es decir que, de todas las cosas que hacemos a lo largo de nuestro día, sólo el 20% importan realmente. El truco consiste en descubrir cuál es ese 20%, es decir, cuáles son las actividades críticas que producen el 80% de nuestros resultados.

Si aplicas esta ley a la organización de tu trabajo diario, lograrás:

  1. Trabajar de forma inteligente y hacer menos tareas (alcanzarás la productividad)
  2. Sabrás priorizar
  3. Sabrás enfocarte en lo realmente importante y necesario para el momento
  4. Concentrarás tus esfuerzos
  5. Tomarás mejores decisiones, como por ejemplo, qué llamadas atender o qué mensajes contestar (sólo el 20% de ellos son realmente importantes).

Pasemos a las soluciones… ¡los tips!

#1 Utiliza la tecnología para optimizar tu trabajo

Cualquier profesional relacionada al mundo fitness, hoy en día, necesita una buena organización y gestión del tiempo, por lo que en este primer punto te vamos a recomendar que empieces a dejar a un lado todos esos recursos innecesarios que utilizas para gestionar tu negocio y clientes.

Los excels, words, emails y las videollamadas constantes, no hacen más que complicarte la vida. Empieza a utilizar un software o plataforma para profesionales del fitness y la salud que te permita tener todo tu trabajo, en un solo lugar.

Esta herramienta te permitirá centralizar toda la gestión de tu negocio, además de aportarle a tus clientes un servicio mucho más profesional.

Con ella podrás:

  • Tener a disposición de tus clientes todos tus servicios y contenidos 24/7
  • Llegar a más clientes y fidelizar a los que ya forman parte de tu equipo
  • Atender de forma personalizada a cada cliente sin perder tiempo gracias a esa previa planificación que generas y guardas.
  • Generar mayores beneficios gracias a la posibilidad de ofrecer otros servicios o productos dentro de la propia plataforma
  • Gestionar tus pagos y planes de suscripción de tus clientes en un solo lugar y sin preocuparte por tener que perseguirles para cobrarles, cada mes.

Con todo lo anterior automatizado, lograrás

  • Tener más tiempo para dedicarte a crear contenido para tu comunidad en RRSS
  • Y por supuesto, tener tiempo para ti y tu familia o amigos.

#2 Define una metodología de trabajo

Está comprobado que tener una metodología de trabajo te ayuda a optimizar tus recursos, mejorar la calidad de tu trabajo, reducir los riesgos y establecer prioridades.

Empieza por definir tus procesos. Documenta todo lo necesario para el desarrollo de un día laboral completo. Es decir, plasma en un esquema todo lo que necesitas sacar en un día para que tu trabajo tanto de gestión de negocio como de atención a clientes sea óptimo.

Una vez tengas esos procesos o tareas diarias definidas, categorízalas según su importancia:

  • Urgente e importante
  • Importante pero no urgente
  • Urgente pero no importante
  • Ni urgente ni importante

Después:

  • Planifícalas según su nivel de importancia
  • Elimina las que no son necesarias ahora mismo
  • Pospón las que no dependen de nada ese día o semana
  • O si tienes equipo, delega las tareas para que puedas cumplir con todas las propuestas y no se quede nada en el aire

Opcional: Puedes finalizar colocándole una sub-categoría a cada una de tus tareas. Etiquétalas colocando si son del ámbito profesional, personal o relacional. Esta última se refiere a tu vida social, a salir con amigos, ir a ver a algún familiar, etc. Porque sí, esto debe formar parte de tus días también.

Con todo esto realizado, toca definir un horario👇

#3 Establece tu horario laboral

Habiendo categorizado y ordenado tus tareas diarias, toca plasmarlas en el tiempo.

Si esto todavía no lo has hecho, empieza por definir cuántos días a la semana trabajarás, qué días serán exactamente y sobre todo, limita una franja horaria. No deberíamos recordarte que el máximo permitido por ley (por lo menos en España) es de 8 horas diarias durante 5 días.

Te recomendamos que elijas los días en base a aquellos donde tienes más clientes y volumen de trabajo. Por ejemplo, si ves que los sábados tienes muchos clientes pero por el contrario, los miércoles tienes solo 1 o 2 clientes. Pues entonces, coloca como días libres los miércoles y domingos y el resto como laborales.

Las horas también dependerán de los horarios que tus clientes tienen para entrenar contigo, pero cuidado, no las mezcles con ese momento que dedicas a temas de gestión de negocio o elaboración de contenido para tus redes sociales, esto también es importante y requiere dedicación y concentración.

2 últimos consejos para aumentar tu productividad

  1. Lee y mantente actualizado con todo lo que sucede en el sector fitness y de la salud. Esto no solo te ayudará con tu crecimiento personal y profesional, también te ayudará a crear contenido de calidad y de valor para tu comunidad en redes sociales y a comunicar de una forma más acertada.
  2. ¡Madruga! Tu negocio y tu cuerpo te lo agradecerán. Si todos los días te despiertas sobre las 7:00, tendrás más tiempo no solo para dedicarte a ti, sino también a organizar tu día y tus espacios (sí, tu casa e incluso tu zona de trabajo). Puedes empezar el día desayunando, meditando o simplemente relajándote en algún lugar que te aporte calma. Al mismo tiempo puedes ir definiendo las tareas del día y ya estarías listo para ponerte manos a la obra 💪.

4 libros que debes leer

Consejos para mejorar la productividad. Profesionales del fitness y la salud. DudyFit Y hasta aquí este artículo sobre productividad. Esperamos que te sea súper útil y sobre todo, que empieces hoy mismo a incluir estos consejos en la organización de tus días. El tener tu propio negocio fitness no es tarea fácil, pero puedes hacerla más llevadera si te organizas y haces las cosas bien.

¡A por ello!